Productos a fondo

Latas de bebidas

Los primeros intentos de enlatar una bebida (en concreto, cerveza) se remontan a 1909 pero no fue hasta 1935 cuando se comercializaron este tipo de latas. Desde entonces, no han dejado de evolucionar los materiales y los procesos de fabricación de estos envases. Los formatos imperantes en la actualidad son los de 33 cl. y 50 cl. aunque pueden encontrarse en el mercado latas desde 15 cl. hasta los 568 cl. de la tradicional pinta inglesa.

Las latas de bebidas pueden ser de acero o aluminio y sus procesos de fabricación son prácticamente idénticos. Se trata de envases muy ligeros cuya composición garantiza la protección del contenido durante un largo periodo ante la entrada de aire y luz. Son resistentes y por su peso y tamaño son muy manejables y fáciles de transportar y almacenar. Asimismo, el material permite que el contenido se enfríe rápidamente.

Aquí podéis ver otro instructivo vídeo, esta vez sobre la fabricación de latas de aluminio.

Las latas de bebida son uno de los envases con mayor tasa de reciclado del mundo (en España, según la Asociación de Latas de Bebidas, el 70,9%). Como sabemos, para su reciclaje se deben depositar en el contenedor amarillo de envases ligeros. En este proceso se produce un ahorro energético de entre el 70 y 95% y se evita el consumo de ingentes recursos minerales (como bauxita y hierro), petróleo, agua y otros productos necesarios para su obtención. Con el paso de los años, y a medida que las tecnologías lo han ido permitiendo, estos envases han visto reducido su peso para generar menos residuos y un menor impacto al planeta.

Reciclado:

Para el reciclado de latas de acero, latas de aluminio y otros envases metálicos se necesita una separación en origen y una recogida selectiva previa. Del contenedor amarillo –donde también se depositan los envases de plástico y briks- son llevados a una planta de clasificación donde el aluminio se separa del resto de materiales mediante un Separador de Foucault, sistema que utiliza campos magnéticos opuestos para desviar el aluminio. Por su parte, el acero es separado por medio de un potente electroimán.

Nuevas vidas:

Tanto el aluminio como el acero son metales que al fundirse recuperan todas sus propiedades y pueden reutilizarse ilimitadamente mediante su reciclado. Se pueden convertir de nuevo en envases o en cualquier producto metálico destinado a cualquier sector industrial, maquinaria, transporte, construcción, etc. A modo de ejemplo: con 80 latas de bebidas se puede fabricar una llanta de bicicleta.

¿Sabíais que una lata de acero puede tardar unos 10 años en descomponerse por completo mientras que una de aluminio entre 200 y 500 años? Por eso, tenemos que seguir llevando nuestros envases de metal al contenedor amarillo, de esta manera, podrán reciclarse y evitaremos que terminen en un vertedero.

3 COMENTARIOS

  1. [...] http://maestrosxlaecologia.wordpress.com/ Las latas de bebidas son el envase más reciclado en España y en el mundo. Del mismo modo, como ya hemos visto en otras [...]

  2. [...] el reciclado de las latas de conserva, así como de las latas de bebidas u otros envases metálicos, se necesita una separación en origen y una recogida selectiva previa. [...]

  3. [...] envases serán enviados a una planta de clasificación donde el papel de aluminio y las bandejas y latas de bebidas de este mismo material serán separados del resto de envases ligeros mediante un Separador de [...]

Enviar