Productos a fondo

Botellas de vidrio

Nuestro producto del mes es la botella de vidrio, ese envase que reciclamos depositándolo en el contenedor verde y que se encuentra presente en nuestra vida cotidiana como envase de todo tipo de bebidas en bares y restaurantes y para otros muchos productos como conservas vegetales o perfumes..

Proceso de fabricación de botellas:

Las botellas de vidrio, al igual que los tarros o los frascos del mismo material se fabrican mediante un proceso automático que combina el prensado (para formar el extremo abierto) y el soplado (para formar el cuerpo hueco del recipiente). En una máquina típica para soplar botellas, se deja caer vidrio fundido en un molde estrecho invertido y se presiona con un chorro de aire hacia el extremo inferior del molde, que corresponde al cuello de la botella terminada. Después, un desviador desciende sobre la parte superior del molde, y un chorro de aire que viene desde abajo y pasa por el cuello da la primera forma a la botella. Esta botella a medio formar se sujeta por el cuello, se invierte y se pasa a un segundo molde de acabado, en la que otro chorro de aire le da sus dimensiones finales.

En otro tipo de máquina que se utiliza para recipientes de boca ancha, se prensa el vidrio en un molde con un pistón antes de soplarlo en un molde de acabado. Los tarros de poco fondo, como los empleados para cosméticos, son prensados sin más. 

Fabricación del vidrio

Pero antes de crear las botellas, hay que fabricar el propio vidrio. Éste se consigue a partir de una combinación compleja de materias primas naturales. Las principales son la arena de sílice (cerca del 45%), el carbonato sódico, que ayuda a fundir bien la arena de sílice, y la piedra caliza (10%), un estabilizante. Estos ingredientes se suelen mezclar con vidrio reciclado. Después se cargan en el horno de cubeta (de producción continua) por medio de una tolva. El horno se calienta con quemadores de gas o petróleo. La llama debe alcanzar una temperatura suficiente, y para ello el aire de combustiónse calienta en unos recuperadores construidos con ladrillos refractarios antes de que llegue a los quemadores.

El horno tiene dos recuperadores cuyas funciones cambian cada veinte minutos: uno se calienta por contacto con los gases ardientes mientras el otro proporciona el calor acumulado al aire de combustión. La mezcla se funde (zona de fusión) a unos 1.500 °C y avanza hacia la zona de enfriamiento, donde tiene lugar el recocido. En el otro extremo del horno se alcanza una temperatura de 1.200 a 800 °C. Al vidrio así obtenido se le da forma por laminación o por otro método.

Puede consultar más información sobre el proceso de fabricación del vidrio y los distintos tipos de vidrio existentes, aquí.

 

Reciclaje de vidrio

Reciclaje de vidrio

El vidrio es un material totalmente reciclable y no hay límite en la cantidad de veces que puede ser reprocesado. Al reciclarlo no se pierden las propiedades y se ahorra una cantidad de energía de alrededor del 30% con respecto al vidrio nuevo. Para su adecuado reciclaje el vidrio es separado y clasificado según su tipo el cual por lo común está asociado a su color, una clasificación general es la que divide a los vidrios en tres grupos: verde, ámbar o café y transparente. El proceso de reciclado tras la clasificación del vidrio requiere que todo material ajeno, como tapas metálicas y etiquetas, sea separado. A continuación, el vidrio es triturado y fundido junto con los ya mencionados arena de sílice, carbonato de sodio y piedra caliza para fabricar nuevos productos que tendrán idénticas propiedades con respecto al vidrio fabricado directamente de los recursos naturales.

 En ciertos casos el vidrio es reutilizado, antes que reciclado. No se funde, sino que se vuelve a utilizar únicamente lavándolo (en el caso de los recipientes). En acristalamientos, también se puede aprovechar el vidrio cortándolo nuevamente (siempre que se necesite una unidad más pequeña).

Beneficios del reciclado

Es importante destacar los beneficios de reciclar vidrio para el Medio Ambiente. A saber: reciclar 3.000 botellas supone una tonelada menos de residuos en los vertederos y dejar de extraer más de una tonelada de materias primas. Además, reduciremos un 20% la contaminación del aire al consumir menos combustible en la fabricación de nuevos envases. Asimismo, reciclando 1.000 botellas de vidrio ahorramos 100 kWh de energía y 330 kilos de sílice.

3 COMENTARIOS

  1. [...] Original post: Botellas de vidrio « Amarillo, verde y azul [...]

  2. [...] haremos con cuidado los agujeritos por donde saldrán los apreciados condimentos al sacudir las botellas de vidrio recicladas. Luego encajamos bien las chapas en las botellas y… ¡listo! Ya tenemos nuestros [...]

Enviar