Amarillo

La increíble historia de la isla de las botellas de plástico

Esta es la historia de un músico inglés que un buen día de 1998 decidió instalarse en una isla desierta en Puerto Aventuras, al sur de Cancún (México). Pero no en una isla cualquiera, no. Richart Sowa, así se llama nuestro protagonista, se construyó su propia isla desierta en la que habitar. “¿Y qué tiene que ver esta curiosa historia con el reciclaje?”, os preguntaréis. Pues que su isla se sostiene sobre miles botellas de plástico de bebida vacías introducidas en cientos de bolsas de red. Richie vio claro que estos envases ya usados podían serle de gran utilidad y se puso a recoger él mismo, durante años, botellas que encontraba tiradas en las playas o en cualquier parte, y a recopilar las que le empezaron a dar vecinos y comerciantes. ¡¡Finalmente recolectó y reutilizó cerca de 300.000 botellas de plástico!!

Spiral Island I

Spiral Island I

Fabricó una gran estructura hecha con madera y bambú y la empezó a atar debajo las bolsas con decenas de miles de botellas de plástico. Asegurada la flotabilidad de su isla, a la que llamó Spiral Island, la cubrió de arena y tierra, plantó todo tipo de vegetación y se construyó su propia casa. Desafortunadamente, un huracán destruyó Spiral Island en 2005… pero no derribó la moral de Richie, que puso manos a la obra hasta construir su actual hogar junto a Isla Mujeres (Cancún): Spiral Island II.

A las cerca de 300.000 botellas de plástico PET reutilizadas por Sowa, un hombre absolutamente concienciado con el reciclaje, el desarrollo sostenible y la defensa del Medio Ambiente, hay que añadir otras características ecológicas que tiene su paradisiaca isla flotante, de unos 20 metros de diámetro: cuenta con un horno solar para cocinar, un auto-aseo de compostaje y un colector de agua de lluvia para disponer de bebida y de agua para regar la vegetación que rodea su cabaña. ¿Y qué tipo de vegetación? Pues todo tipo de manglares, árboles y plantas que refrescan el ambiente de Spiral Island II y que le dan de comer. Richie tiene plantados, entre otros frutos, limoneros, bananos, cocoteros, mangos, cacahuetes… y verduras como espinacas y tomates. Además, tiene sus dos gallinas sueltas que le proporcionan huevos. Por tener, la pequeña isla flotante tiene hasta ¡¡tres playas!!

Spiral Island II flota gracias a miles de botellas de plástico

Spiral Island II está amarrada a tierra por un cable y ha sobrevivido ya a dos huracanes y todo tipo de tormentas. Es el sueño convertido en realidad de muchas personas. Sueño que no sería posible sin la ayuda de esas 300.000 botellas de plástico reutilizadas a las que este eco-pionero supo otorgarles una gran segunda vida.

Quien no se crea la preciosa historia de este Robinson Crusoe reciclador no tiene más que pinchar aquí y pasearse virtualmente por ella de la mano de Richie Sowa.

1 COMENTARIO

  1. YOCO dice:

    ME GUSTARIA VER LA ISLA

Enviar