Azul

Construye una casa de cartón para gatitos

Aquellos niños que tengan un pequeño gato en casa o se dispongan a tener alguno están de enhorabuena porque les vamos a proponer una entretenida manualidad para su disfrute y el de sus pequeños felinos. Se trata de construir una casita para gatitos reutilizando dos cajas de cartón. Un ejercicio de reciclaje sencillo que pondrá a prueba nuestras habilidades artesanales y que se traducirá en un rincón especial en el que el gato encontrará un cómodo escondite, un divertido refugio en el que dormitar y por el que fisgar a la gente a través de sus pequeñas ventanas y recovecos. La idea salió de la mente creativa de Martha Stewart y está fielmente reflejada y explicada en este enlace de su web. Como ya hemos señalado, para confeccionar la casa de cartón reciclado solo tendremos que hacernos con dos cajas de cartón. Cuanto más consistente sea el cartón, mucho mejor. El tamaño de las cajas ha de ser el mismo –aunque siempre se puede innovar y crear nuevos espacios con nuevas cajas- e irán una sobre otra. Podemos imprimir aquí las plantillas de la entrada y las ventanas de la casa, que luego recortaremos cuidadosamente con un cúter (bajo la supervisión de un adulto si lo hace un niño) sobre el cartón. Podríamos añadir más ventanas a nuestro gusto, por ejemplo circulares por las que el gato pudiera asomar la patita o la cabeza.

Material necesario:

- 2 cajas de cartón

- Lápiz, regla y cúter

- Pegamento

 

Veamos los pasos a seguir a través de las fotografías de Stewart:

Pasos 1 y 2:

pasos1

Pasos 3 y4:

 pasos2

Último paso, antes de añadir el tejado:

último_paso

Como podéis ver, el gato puede moverse entre la parte de abajo y el primer piso de la casa a través de un hueco diseñado a propósito. La guinda del divertido edificio de cartón reciclado la pone su tejado que, según explica Martha, debe dejarse en parte despegado para que el gato pueda asomar la cabeza levantando uno de sus dos lados. Esta manualidad puede prolongarse pintando la casa o decorándola al gusto. Y si el gato se hace demasiado grande y pesado para esta casita sostenible, tendremos la opción de usarla para juegos de niños o reciclarla.

En este sentido, ya sabéis que las cajas y otros envases de cartón y papel se pueden reciclar al 100% si los llevamos e introducimos en el contenedor azul. Y si sois profesores o educadores os recordamos que podéis proponer manualidades, trasladar sugerencias o debatir entre vosotros sobre reciclaje en clase registrándoos en nuestra Comunidad Educativa.

DEJA TU COMENTARIO

Enviar