El edificio construido con botellas de plástico más grande del mundo

El edificio construido con botellas de plástico más grande del mundo

|
0

Se llama EcoARK y es una descomunal obra que aúna arquitectura moderna e ingeniería del reciclaje. Como reza el título del post, tiene el orgullo de ser el edificio más grande del mundo construido con botellas de plástico (PET) con nada más y nada menos que 1,5 millones de botellas de plástico. Este centro de convenciones de 130 metros de ancho por 26 de alto fue levantado por el grupo taiwanés de construcción y servicios financieros Far Eastern Group con un coste de unos 3 millones de dólares y donado al ayuntamiento de Taipéi (capital de Taiwán) para atraer la atención de la gente sobre la vital importancia de comprometernos con los tres conceptos clave del desarrollo sostenible: reducir, reutilizar y reciclar. El pabellón EcoARK, inaugurado el pasado año, consta de tres plantas de altura y cuenta con un anfiteatro, un salón de exposiciones y una cascada que recicla el agua de lluvia para usarla como acondicionador de aire.

A pesar de su gran tamaño, la composición del edificio lo hace ligero y movible –es un 50% más liviano que un edificio convencional- pero es capaz de soportar los embates de tifones y las sacudidas de terremotos. Los constructores se sirvieron de botellas de plástico PET de una cadena de residuos para ser reprocesados en contenedores de plástico que se entrelazan con la fuerza suficiente, como vemos, de hacer frente a los elementos, incluido el fuego. El reciclaje no está en absoluto reñido con la funcionalidad, la calidad y el buen diseño.

detalle_ecoark

Foto: http://www.nhnz.tv

Al ser preguntado Arthur Huang, el diseñador de EcoARK, sobre qué le llevó a desarrollar este edificio, confesó que la inspiración le llegó a través de los residuos: “Cuando buscábamos qué tipo de material debíamos reutilizar para la construcción del edificio, lo primero que miramos fue el contenido de las papeleras. Vimos que la mayoría de la basura que allí se acumulaba eran botellas de plástico, a los ingenieros les encantaba consumir té embotellado”, declaró.

ecoARK-inside

Detalle de un lugar al interior de EcoARK

El mensaje ecológico que lleva implícito EcoARK no podía ser más acertado y necesario en un país como Taiwán, donde se calcula que de 2.400 millones de botellas de plástico que se consumen en el territorio, solo el 4% se recicla o reutiliza. Una miseria. El resto, termina tristemente desperdiciado (y contaminando) en vertederos… y en el mar. Por suerte, en España estas cifras son muchísimo más positivas (y cada vez mejores) pero no hay que bajar la guardia. Sigue siendo esencial separar correctamente nuestros envases de plástico, las latas y los briks para depositarlos en el contenedor amarillo y poder fabricar con ellos nuevos envases y otros productos como moquetas, forros polares y un largo etcétera. Ahorraremos así energía, materias primas y agua, y evitaremos nuevas emisiones de CO2 a la atmósfera. 

Te puede interesar