Wall-E: Batallón de limpieza

Wall-E: Batallón de limpieza

|
0

Inauguramos nuestra nueva sección Cultura Reciclable con una divertida película de animación que fue proyectada en los cines en 2008 y que hace las delicias de quien la ve: Wall-E. Aunque esté dirigida a todos los públicos, el mensaje que conlleva resulta especialmente interesante para el público más joven ya que es el que dirigirá el mundo en el día de mañana. Amarillo, verde y azul os propone que veáis la película en clase y después debatáis y expongáis vuestras opiniones, dudas, ideas y sugerencias acerca del mensaje ecologista que trata de transmitir. Wall-E es un simpatiquísimo mini-robot que fue diseñado por el hombre para limpiar la superficie de la Tierra hasta hacerla de nuevo habitable. Y es que nuestro planeta fue abandonado hace 700 años por los seres humanos precisamente por eso, porque habían convertido la Tierra en un triste y devastado vertedero sin solución aparente. Todo quedó cubierto de millones y millones de toneladas de residuos y sin un atisbo de vida. En este contexto, Wall-E lleva siete largos siglos solo (bueno, acompañado de un diminuto amigo) -o al menos es el último robot como él que queda- afanándose cada día en la ardua tarea de recoger la basura que el hombre dejó, reducir su tamaño en forma de pequeños cubos y almacenarla. Este es el punto de partida de la película, en el que la soledad y el destino de este curioso y divertido robot darán un vuelco inesperado que no vamos a desvelar por si alguno todavía no ha visto el film.

wall-e

Aventuras, diversión, ternura, amor y sobre todo un nítido mensaje ecologista son el resumen de esta película. Un canto a favor de la Naturaleza, el uso racional de nuestros recursos, el consumo responsable y el reciclaje. En este sentido, Wall-E demuestra tener un gran ojo a la hora de reutilizar materiales que le pueden venir bien en el presente y futuro. ¡Adora reciclar! Su principal deseo es una Tierra limpia, de color azul y verde y que vuelva a ser habitable. De ahí que una de las principales moralejas que se puede extraer de esta película es que la humanidad no puede ni debe permitir que lleguemos al extremo de que nuestro querido planeta termine siendo, ni mucho menos, un vertedero tal que tengamos que abandonarlo. La concienciación medioambiental y el reciclaje pasan por ser algunas de las principales soluciones a este problema que nos atañe a todos. No podemos dejarlo todo en manos de ningún esforzado robot como Wall-E.

Te puede interesar