Amarillo

Fabrica en clase un velador reutilizando una lata de conservas

En bastantes ocasiones proponemos manualidades relacionadas con el reciclaje de latas de bebidas, de aluminio pero hace tiempo que no planteamos ninguna actividad reutilizando latas de conserva, envases de acero que podremos reciclar si los llevamos al contenedor amarillo junto con el resto de latas metálicas, envases de plástico y briks. En esta interesante web se hacen eco de una bonita iniciativa consistente en convertir una lata de conserva en dos preciosos veladores con los que proyectar una cálida luz en la estancia y el momento que deseemos. La idea es bien sencilla: cogemos una lata de conserva de forma cilíndrica y de buen tamaño, la limpiamos bien por dentro y la secamos. A continuación, partimos la lata por la mitad tal y, como se ve en las fotos, la perforamos con ayuda de un punzón o instrumento que pueda servir (siempre bajo la supervisión de un adulto si la manualidad la lleva a cabo un menor) para ‘imprimirle’ un diseño que nos guste.

En el caso de las imágenes que nos acompañan, el autor o autora ‘dibujó’ una flor rodeada de puntitos. El siguiente paso será el de aplicar una pintura acrílica brillante o el tipo de pintura y color que más nos guste. Tal vez habrá quién prefiera no pintar la lata reciclada pues le agrada el tono plateado de este tipo de envase metálico. Y ya por fin, al velador reciclado se le añade una bombilla de bajo consumo (así, además de ahorrar energía, dinero y emisiones de CO2, también evitaremos calentar la estructura de acero) unida a un sensor de luz que se encenderá cuando la habitación esté demasiado oscura, obteniendo una iluminación tenue ideal para determinados momentos en los que buscamos un ambiente más reposado.

untitled3

Añadirle el sensor de luz es obviamente una posibilidad opcional ya que también podemos dejarlo en una simple pequeña base de lámpara pegada a la pared y cubierta con nuestra mitad de lata de conserva ya tratada. Con la otra mitad de la lata seguiremos exactamente el mismo procedimiento si deseamos tener dos veladores. El resultado quedará genial en cualquier punto del hogar al que deseemos darle por las noches un ambiente más relajante o misterioso. En Halloween esta manualidad puede ser genial si pintamos las latas de conserva de naranja y le hacemos orificios con la forma de la cara de una calabaza, o si lo pintamos de negro y le agujereamos la forma de una bruja o un fantasma. ¡Que cada cual elija su color y representación!

¡Ni qué decir tiene que todo esto también se puede hacer con una vela en lugar de con un dispositivo con bombilla!

DEJA TU COMENTARIO

Enviar