¿Cómo pueden los colegios ahorrar energía?

¿Cómo pueden los colegios ahorrar energía?

|
0

La energía es necesaria para llevar a cabo gran parte de las tareas de nuestro día a día. Por ello, hacer un consumo responsable de la misma es clave para el cuidado del entorno. ¿Cómo podemos ahorrar energía en el aula y además inculcar a los más pequeños estas buenas prácticas? ¡Te lo contamos!

Transmitir a los niños estos valores es responsabilidad de todos; sin embargo, en su casa y en la escuela es donde ellos deben empezar a ponerlos en práctica por sí mismos. No hay mejor forma de recordar estas “normas” básicas que llevarlas a cabo cada día en los lugares en los que más tiempo pasan.

El ahorro energético en la escuela debe atender, generalmente, a tres aspectos: iluminación, climatización y equipamientos. Si somos capaces de controlar su consumo estaremos contribuyendo a mejorar el medio ambiente.

¡Toma nota de estas recomendaciones para ahorrar energía en el colegio!

Iluminación:

  1. Aprovecha al máximo la luz natural. Usar colores claros en las paredes te permitirá optimizar el uso de esta luz.
  2. Mantén limpias las lámparas y pantallas. ¡La suciedad resta luminosidad!
  3. Apaga las luces al salir del aula, aunque solo vayamos a estar ausentes unos minutos.
  4. Crea carteles que recuerden a todo el mundo que tienen que apagar la luz cuando abandonen un lugar.
  5. Reemplaza las lámparas incandescentes por lámparas de bajo consumo. ¡Los LEDs son una buena alternativa!

Climatización:

  1. Cierra las ventanas cuando esté funcionando la calefacción.
  2. Mantén la temperatura entorno a los 20 grados.
  3. Instala válvulas termostáticas en los radiadores. Estos aparatos nos permitirán ajustar correctamente la temperatura del aula y reducir el consumo. Además, es importante no tapar ni obstruir los radiadores. ¡El aire debe circular para realizar bien su función!
  4. Diez minutos es suficiente para ventilar al aula. ¡Calentar el aire frío es costoso!

Equipamientos:

  1. Apaga la pantalla del ordenador, apretando el interruptor de desconexión, entre clase y clase. Si vas a ausentarte más de 30 minutos es recomendable apagar el ordenador por completo.
  2. Programa los ordenadores para que entren en modo reposo cuando detectan que no se han utilizado durante un tiempo determinado.
  3. Asegúrate de que todos los ordenadores quedan apagados al terminar el día y cuando empieza el fin de semana.

Todas estas prácticas de ahorro energético son muy sencillas y cualquier niño o niña, sin importar su edad, pueden llevarlas a cabo. Cuando antes empiecen a interiorizarlas, mucho mejor.

Puedes nombrar a uno o varios alumnos como “encargados del ahorro del aula” e ir cambiándolos a lo largo del curso. Su labor será revisar que todos estos consejos se cumplan. De esta manera, no sólo adquirirán nuevos hábitos en sus rutinas, sino que aprenderán la importancia de ser responsables y animarán a sus compañeros a serlo, para que ellos puedan cumplir con su tarea.

El ahorro energético en la escuela es una asignatura importante que les ayudará entender que, si seguimos a este ritmo, algún día los recursos de los que disponemos se agotarán. El momento de cambiar nuestros hábitos y apostar por la educación medioambiental es ahora.

Consulta más ideas y consejos en nuestra sección de Ideas para tu clase.

Fuentes:

  • Ente Vasco de la Energía
  • http://rpp.pe/campanas/branded-content/el-cuidado-del-medio-ambiente-se-impulsa-desde-la-casa-y-la-escuela-noticia-991983
  • https://twenergy.com/a/ahorrar-energia-en-el-colegio-800

Te puede interesar