¡A galope por el reciclaje!

¡A galope por el reciclaje!

|
0

¡Convertíos en los caballeros del reciclaje que protegen el planeta Tierra a lomos de un maravilloso corcel hecho con una botella de plástico y el mango de una escoba vieja! Pero… antes de empezar con esta importante misión, ¿dónde conseguiréis vuestro caballo?

¡No necesitáis ir muy lejos! Seguid los pasos de esta original manualidad y construidlo vosotros mismos con materiales reciclados que cualquiera puede tener a mano.

Este proyecto no solo dará rienda suelta a la creatividad de los más pequeños, sino que además impulsará su imaginación con las mil y una historias que podrán inventar a lomos de su cabello reciclado. Podrán convertirse en cualquier personaje, pero ante todo siempre serán nobles caballeros del reciclaje.

Para esta manualidad necesitáis:

  • Goma EVA de color blanco, negro, marrón oscuro, marrón más clarito y rojo.
  • Una botella de plástico grande.
  • Lana de color marrón clarito.
  • 2 metros de cuerda.
  • La mitad del palo de una escoba.
  • Lápiz.

¿Estáis preparados para dar forma a vuestro caballito reciclado? ¡A por ello!

  1. Empezamos doblando la botella de plástico a la mitad y le damos la forma de la cabeza de un caballo. La base será el morro.
  2. Sujetamos los extremos con cuerda para que mantengan su forma.
  3. Cortamos la goma EVA creando las orejas con los tonos marrones, los ojos, la boca y los orificios de la nariz. ¡Deja guapo a tu caballo!
  4. Para crear las crines utilizaremos la lana. La enrollamos unas 30 veces alrededor de la mano, cortamos y sujetamos por el centro con otro cachito de lana.
  5. Los caballos también suelen tener un poco de pelo entre las orejas. Lo que haremos será coger de nuevo la lana y enrollarla 10 veces alrededor de 4 dedos. De nuevo, cortamos y sujetamos con otro cacho de lana.
  6. ¿Empezamos a pegarlo todo? Coloca los ojos, las orejas, la nariz y la boca en su sitio y aplica pegamento. Después haz lo mismo con las crines y el pelo que va entre las orejas. ¡Esto ya empieza a parecerse a un caballo!
  7. Como último paso, incorporamos el palo de la escoba por el agujero de la botella y nos aseguramos de que quede bien sujeto.

¡Listo! Ya tenemos nuestro caballo reciclado que nos acompañará en cientos de aventuras y nos ayudará a proteger el medio ambiente.

Al terminar, recordad que es importante dejar todo recogido y reciclar los materiales que os hayan sobrado. Los envases de plástico deben ir siempre al contenedor  amarillo para su reciclaje.

Como caballeros del reciclaje, podéis seguir haciendo manualidades a partir de materiales reciclados. Podéis echar un vistazo a nuestro blog para coger ideas.

¡A cabalgar por el reciclaje!

Fuente:  http://loycarecursos.blogspot.com.es/2013/08/caballos-y-caballeros.html

Te puede interesar