Funciones del educador ambiental

Funciones del educador ambiental

|
0

Las primeras funciones de la educación ambiental se remontan a 1972, cuando en la Cumbre de Estocolmo se puso de manifiesto la necesidad de esta disciplina. Lógicamente, desde entonces ha tenido una evolución, al igual que las necesidades y prioridades medioambientales, pero especialmente se distingue en que ha pasado de ser un enfoque centrado en las ciencias naturales, para abarcar también ahora las ciencias sociales.

En este artículo, veremos cuál es la labor de los educadores ambientales, profesionales que crecen en cuanto a demanda y número cada año que pasa.

Funciones del monitor en la educación ambiental

El educador ambiental es clave a la hora de transmitir valores. Debe tener conocimientos medioambientales, pero también pedagógicos para poder hacerlos llegar. Debe tratar de ofrecer un enfoque multidisciplinar y transversal de la educación ambiental, los recursos y la problemática. El objetivo principal será potenciar los comportamientos que afecten positivamente al medioambiente y, por tanto, el cambio social.

Por tanto, la responsabilidad de estos profesionales es doble:

  1. Por un lado, debe tratar de planificar su trabajo para llegar a la adecuada consecución de objetivos medioambientales propuestos. Tener un conocimiento lo suficientemente amplio como para tratar de inculcar a su alumnado el amor y el respeto por el medioambiente.
  2. Por otro, debe cuidar de sus alumnos y alumnas, lo que será especialmente importante cuando sean de corta edad. Y lo más difícil: motivarles lo suficiente como para que el cambio de actitud sea real.

En definitiva, el interés por el cuidado del medioambiente y por hacer llegar a otros los conocimientos en este ámbito.

¿Pero qué debe hacer exactamente un educador ambiental?

Las funciones suelen ser muy variadas, al igual que los ámbitos de actuación. Las problemáticas, también pueden ser diversas. Los educadores ambientales afrontarán, por un lado, problemas de gran magnitud como puede ser el cambio climático, pero que se tratarán a través de acciones concretas y organizadas. Por otro lado, abordarán problemáticas más concretas a nivel local, como la inculcación de una cultura del reciclaje en un pequeño pueblo. Pero en ambos casos, tratarán de transmitir a la población un conocimiento y hacerles conscientes del poder que tienen para frenar los actuales retos medioambientales.

Algunas de las principales funciones del educador ambiental, según la Guía de Nuevas Profesiones, son las siguientes:

  • El diseño, planificación y desarrollo de campañas de comunicación ambiental y concienciación ecológica. Esto suele darse en contextos de implantación de planes públicos de conservación y mejora del medio.
  • El diseño, planificación y desarrollo de las actividades realizadas durante el transcurso de las campañas de educación ambiental. Esto puede traducirse en itinerarios y rutas, exposiciones, conferencias, desarrollo de cartelería…
  • Elaboración y diseño de los materiales didácticos o de apoyo que serán utilizados.
  • Organización de posibles jornadas ambientales en instituciones, colegios, ayuntamientos, empresas…
  • El posterior estudio, análisis y comprobación de las metodologías utilizadas para comprobar su utilidad.
  • Preparación para cursos de formación medioambiental que se impartirán a distintos colectivos.
  • La formación de futuros educadores ambientales.
  • La prevención de riesgos futuros.

Los objetivos suelen ser el cambio de actitud del colectivo con el que se esté trabajando, sensibilizar respecto a la importancia del cuidado y respeto del medio o promover y motivar acciones en beneficio del medioambiente. Según recoge la cumbre de Río de 1922 “crear conciencia, combinando lo cognitivo, lo afectivo y lo empírico.”

Es importante recordar que no se trata exclusivamente de informar, sino de concienciar, y esta es la mayor dificultad del educador ambiental.

Educador ambiental y los valores

 

niña y profesora con planta

El profesional en educación ambiental ha de asumir un rol y con este unos valores que lo acompañan. Estos valores son de gran importancia para el desarrollo adecuado de las iniciativas. Cuanta mayor sea la pasión y el interés, mayor esfuerzo querrá invertir.

Los educadores ambientales…

  • Deben apreciar los pequeños gestos, los pequeños cambios. Son estos los que llevan a los grandes.
  • Respetar no solo el medio, algo que podemos dar por hecho, también a los oyentes y alumnos. No parten de las mismas bases de conocimiento y es necesario ser paciente y comprensivo.
  • Además, los educadores ambientales deben estar concienciados, creer al cien por cien en lo que hacen y quieren hacer llegar.
  • Deben ser responsable, con el medioambiente y con el conocimiento que poseen y otorgan. Responsabilizarse de sus actos.
  • Sería conveniente que disfruten entreteniendo y del contacto con otros, ya que esto será más que necesario en muchas de las situaciones que se les puedan presentar.
  • Son personas con una sensibilidad muy alta, conscientes de toda la complejidad del entorno que les rodea, proactivas, con ganas de actuar para cambiar aquello que supone un riesgo o un problema…

En definitiva, la labor de los educadores ambientales es necesaria, ahora más que nunca. Gracias a su trabajo y esfuerzo muchas actitudes han sido modificadas, con todos los beneficios que esto conlleva, pero ¡aún queda mucho por hacer!

Fuentes

http://www.ecoavant.com/es/notices/2016/01/las-funciones-del-educador-ambiental-2495.php

https://www.qestudio.com/educador-ambiental-6159/

http://www.ismedioambiente.com/agenda/la-figura-del-educador-ambiental

http://www.educastur.princast.es/fp/hola/ocupaciones/ocupaciones.php?id=48http://www.temasambientales.com/2017/03/educador-ambiental.html

Te puede interesar