Cómo construir una casa de cartón para gatos intrépidos

Cómo construir una casa de cartón para gatos intrépidos

|
1

Aquellos peques que tengan un pequeño gato en casa o se dispongan a tener alguno están de enhorabuena porque les vamos a proponer una entretenida manualidad para su disfrute y el de sus pequeños felinos. ¡Hoy vamos a enseñaremos cómo hacer casas para gatos de cartón!

Este ejercicio de reciclaje sencillo pondrá a prueba nuestras habilidades artesanales, creando un rincón especial donde nuestro gato encontrará un cómodo escondite, un divertido refugio en el que dormitar y por el que fisgar a través de sus pequeñas ventanas y recovecos.

La idea de esta manulidad es del blog de Martha Stewart. Para hacer una casa para gatos de cartón reciclado solo tendremos que hacernos con tres cajas de cartón (cuanto más consistente mejor), un lápiz, una regla, pegamento y un cúter. El tamaño de las cajas ha de ser el mismo, aunque siempre se puede innovar y crear nuevos espacios con nuevas cajas. La idea será colocar una caja encima de la otra para crear una especie de castillo gatuno, ¿genial verdad? ¡Pues empezamos!

Paso a paso para hacer una casa de cartón para gatos

Para comenzar, Marta Stewart nos lo pone super fácil, ya que podemos imprimir las plantillas de la puerta y las ventanas de la casa. Una vez impresas, las pondremos sobre la caja de cartón que hará de planta baja en el lugar que más nos guste. Esta plantilla nos servirá para hacer la forma con un lápiz y recortar la caja de cartón de forma perfecta. Por supuesto, además de las plantillas, podemos añadir más ventanas a nuestro gusto, por ejemplo circulares por las que el gato pudiera asomar la patita o la cabeza.

Para unir las dos partes de nuestra casa para gatos. En las solapas de la partes superior de nuestra “planta baja”, cortamos las solapas anchas de la caja. Después, cortamos por la mitad una de las solapas largas como vemos en la imagen. La idea es cubrir de pegamento las partes que se unen y doblar las solapas hasta que se fije el pegamento y se unan. Quedará un pequeño hueco por donde podrá pasar nuestro gatito. ¿Esto va cogiendo forma de casa verdad?

pasos1

Para la parte de arriba, utilizaremos una regla regla y un lápiz para dibujar una linea desde el centro de la solapa hasta las esquinas (con forma de tejado) en las dos solapas más pequeñas de la caja. Recortamos solo uno de los lados de este tejadillo, dejando el otro para poder unir las piezas.Finalmente, utilizaremos una tercera caja para añadir el techo. Para colocarlo, uniremos las piezas de la segunda caja como vemos en la imagen inferior. Gracias a esto, podremos colocar nuestro tejado pegándolo sobre esta base. Como explica Martha, el otro lado que no queda pegado se quedará suelto para que el gato pueda asomar la cabeza levantando este lado. ¿Fantástico verdad?

Como podéis ver, nuestro gato podrá moverse entre la parte de abajo y el primer piso de la casa a través de ese hueco diseñado a propósito y podrá asomar su cabecilla a través del tejado desplegable. Esta manualidad puede prolongarse pintando la casa o decorándola al gusto. Y si el gato se hace demasiado grande y pesado para esta casita sostenible, tendremos la opción de usarla para juegos de niños o reciclarla.

Si queréis seguir reutilizando vuestras cajas, podéis visitar nuestra sección azul y encontrar montones de manualidades. Recordad que las cajas de cartón y papel se pueden reciclar al 100% si los llevamos e introducimos en el contenedor azul.

Te puede interesar