Juega y ejercita la memoria reciclando tapones

Juega y ejercita la memoria reciclando tapones

|
0

Esta semana os vamos a sugerir una serie de divertidos juegos que ayudarán a los niños a ejercitar la memoria. También pueden jugar los adultos, claro está. El material indispensable es bien sencillo: tapones de envases de plástico –botellas de agua, de refresco, de leche…- o chapas metálicas, por ejemplo, de refrescos o cervezas. Una vez que hayamos recopilado unas cuantas decenas de tapones o chapas hay que pegar en su parte interior una imagen por cada pieza. A partir de aquí hay que ir haciendo parejas de imágenes idénticas. Por tanto, si tenemos, digamos, 30 tapones, ha de haber 15 parejas de imágenes iguales. Éstas pueden ser fotos o dibujos recortados, colores, letras, números… Cuantas más parejas haya más complejo o largo será el juego. Es necesario asegurarse de que los tapones sean opacos y no permitan ver la imagen de su interior cuando estén boca abajo.

Las ideas las hemos extraído del blog anglosajón Crafty Beats, que expone un juego en función del número de jugadores. Es posible que se os puedan ocurrir nuevas formas de jugar e incluso que se puedan introducir nuevas variantes como, por ejemplo, tríos de imágenes o dobles parejas iguales.

Un jugador: Coloca los tapones boca arriba con las imágenes mezcladas. Mira las fotos y memoriza las parejas coincidentes. Da la vuelta a todos los tapones. A continuación, para buscar las parejas solo puedes voltear dos tapones cada vez. Si las dos imágenes no son coincidentes debes ponerlos de nuevo boca abajo. El juego termina cuando consigas destapar todas las parejas.

Dos jugadores: Comienza el juego con todos los tapones boca abajo. Primero se elimina un tapón al azar, sin mirar su imagen. Luego divide los tapones restantes en dos grupos, uno para cada jugador. Obviamente, un jugador tendrá un tapón más que el otro. Los jugadores mirarán sus respectivos tapones y podrán eliminar todas las parejas coincidentes, antes de dejar todos los tapones de nuevo boca abajo. A partir de ahí, por turnos, cada jugador puede coger un tapón del oponente. Ganará el jugador que pueda eliminar antes todos sus tapones haciendo pareja con los tapones que retira al contrincante.

Dos o más jugadores: Comienza el juego con todos los tapones boca abajo, de modo que nadie tiene conocimiento de los pares coincidentes. Por turnos, cada jugador puede voltear dos tapones a la vez. El jugador los puede mantener boca arriba si son coincidentes, si no los deja boca abajo. El que forme más parejas se llevará la victoria.

Juego de memoria con tapones o chapas

Desde Amarillo, verde y azul recomendamos reutilizar algún envase grande para guardar los tapones o chapas del juego. Por ejemplo, podéis guardarlos en un envase tipo bote de cacao en polvo o caja de cartón.

Este tipo de juegos tienen una triple virtud. Ayudan a ejercitar la memoria y la habilidad del jugador, divierten y además favorecen la reutilización y el reciclaje. En este sentido, solo nos queda recordar que todos los tapones de plástico así como las chapas y tapas metálicas de los envases son 100% reciclables y se depositan en el contenedor amarillo, junto al resto de envases de plástico, latas y briks. 

Te puede interesar