Cómo hacer un puff con materiales reciclados

Cómo hacer un puff con materiales reciclados

|
0

Un puff es, por definición, un asiento individual sin respaldo, sin brazos y sin patas, que es bajo, blando y generalmente de forma circular. Se trata de un elemento sencillo, de fácil réplica y fabricación casera, que ha aumentado en popularidad por ser versátil y fácil de mover.

Los pufs son el mueble perfecto para espacios pequeños, pisos de estudiantes o cuartos de niños. También funcionan muy bien en jardines, terrazas o en lugares de uso esporádico. ¡Descubre cómo hacer un puff a partir de materiales reciclados!

En el vídeo vemos como Luu Luzmila fabrica un bonito puff hecho a mano. Paso a paso, vemos cómo utilizando unas cuantas botellas, gomas, un poco de gomaespuma, un edredón, un cojín y cinta adhesiva, construye un asiento sencillo, útil y versátil. Se reutilizan 9 botellas de plástico grandes, todas ellas del mismo tamaño.

El puff de Luu tiene un acabado de “estilo étnico”, aunque dependiendo de la tela con que recubramos el exterior, el estilo de la creación puede cambiar. Cualquier color, textura, estampado o decoración es válida. ¡En tu puff mandas tú!

Manualidades con materiales reciclados

Además de las 19 botellas de plástico, nuestra protagonista de este post también reutiliza otros materiales y objetos. Los trozos de cartón, la gomaespuma, los edredeores o la tela también son piezas antiguas que recicla para crear un nuevo objeto. El resto de materiales empleados son muy sencillos de conseguir: cinta de embalaje, tijeras, tiza, grapadora, silicona caliente (o un pegamento adecuado) y material básico de costura. Dependiendo de las elecciones que cada uno haga para la decoración de su asiento, necesitará materiales diferentes.

Cada segundo, se consumen alrededor de 20.000 botellas de plástico en el mundo. Encontrar maneras de darles una segunda vida en lugar de depositarlas en el contenedor amarillo resulta básico para cuidar el planeta. Además, anualmente se consumen cientos de millones de toneladas de papel y cartón en el mundo. Al reutilizar estos materiales, ahorramos energía y evitamos la fabricación de más cantidad que contamina el medio ambiente.

Por eso, hacer manualidades y construir nuestras propias creaciones a partir de este tipo de materiales reciclables no solo es una manera de ahorrar dinero, desarrollar nuestra creatividad y ocupar el tiempo libre. También es una manera perfecta de alargar la vida del planeta. Eso sí, no olvides que todos los envases que no reutilices deben ir al contenedor amarillo; el papel y el cartón, al contenedor azul; y todos los materiales textiles que te sobren, al contenedor de basura orgánica. ¡Manos a la obra!

Te puede interesar