Simpáticas macetas infantiles con botellas y tapones de plástico

Simpáticas macetas infantiles con botellas y tapones de plástico

|
0

Las botellas y otros envases de plástico pueden servir a niños, jóvenes y adultos para adentrarse en el mundo del reciclaje y de la jardinería, dos esferas que ya hemos visto muchas veces en este blog que pueden ir estupendamente de la mano.

En Guía de Manualidades nos muestran como podemos transformar una botella de plástico en una divertida maceta con rostro y ‘cabello’ verde.

Los tapones de plástico nos servirían para elaborar la nariz y los ojos. Podemos perfeccionar los ojillos adquiriendo en un comercio de manualidades unos ojos fijos o móviles que, pegados, le darán todavía más gracia al conjunto, como podemos ver en las fotos. ¡Los niños se lo pasarán pipa!

Aunque primero debemos cortar la botella de plástico a la altura que veamos más conveniente y haremos unos orificios en la parte inferior por donde pueda salir el agua de riego sobrante.

Después rellenaremos el nuevo tiesto con tierra. Una vez que le pongamos rostro con los tapones de plástico y los ojitos de pegatina nos quedará decidir si plantar unas semillas e ir regando hasta que crezcan nuestras plantitas o si trasplantar directamente algún vegetal que se ajuste al tamaño de nuestro tiesto reciclado. ¡En estas imágenes podemos ver el gran resultado final!

ecoembes recicla

Las plantas aromáticas como el perejil, orégano, albahaca, tomillo, menta, cebollino u orégano son buenos candidatos a convertirse en la espectacular cabellera verde de nuestros tiestos con rostro tan simpático. Estas macetas ecológicas proveerán a nuestra cocina y serán un objeto decorativo que arrancará la sonrisa a todos aquellos que las vean.

Si queremos ir más allá, podemos incluir todo tipo de objetos decorativos para darle otro toque a nuestras macetas. ¡Nos encanta el resultado!

Fuente: https://manualidadesparahacerencasa.com/mira-estas-macetas-de-botellas-de-plastico-decoradas/

Os recordamos que podemos reciclar todos los envases de plástico, incluidos botellas y tapones, depositándolos en el contenedor amarillo, junto a otros envases de metal y envases tipo brik. Con este gesto tan sencillo, que comienza con una correcta separación previa, facilitaremos la fabricación de nuevos envases y de otros productos del mismo material, y cuidaremos del medio ambiente.

Te puede interesar